Enfermedades condiciones de perros

Urolitiasis xantina (cálculos en la vejiga) en perros

Urolitiasis xantina (cálculos en la vejiga) en perros

Descripción general de la urolitiasis xantina en perros

Los urolitos de xantina, también conocidos como cálculos, son cálculos dentro del tracto urinario que se producen cuando la descomposición metabólica de la xantina en urato es inhibida por medicamentos (alopurinol) utilizados para tratar perros con urolitiasis de urato. La formación de cálculos de xantina ocurre más comúnmente en perros dálmatas que reciben alopurinol para el tratamiento de la urolitiasis de urato.

Los síntomas clínicos dependen del tamaño y la forma de los urolitos, así como de su ubicación dentro del tracto urinario. Algunas mascotas afectadas pueden no tener síntomas clínicos.

Causas de la urolitiasis xantina en perros

  • El alopurinol (un medicamento utilizado para reducir la descomposición de los precursores de la purina en urato) puede provocar la acumulación de xantina, lo que contribuye a la formación de cálculos.
  • Las dietas ricas en purinas (precursoras tanto de xantina como de urato) pueden contribuir a la formación de cálculos de xantina.
  • Se ha informado de xantinuria hereditaria (un trastorno que causa una excreción excesiva de xantina en el tracto urinario) en una familia de perros de aguas de King Charles Cavalier. La xantinuria de causa desconocida es un trastorno muy raro.
  • De qué mirar

    Los signos de urolitiasis por xantina en perros pueden incluir:

  • Paso de pequeños volúmenes de orina.
  • Dolor al orinar
  • Aumento de la frecuencia de micción
  • Orina con sangre
  • Incapacidad para orinar

    La obstrucción del tracto urinario es una emergencia médica y su mascota debe ser llevada a su veterinario para su evaluación y tratamiento lo antes posible.

    La insuficiencia renal puede estar asociada con urolitos en el tracto urinario superior (riñón o uréteres) o con obstrucción de la uretra.

    Diagnóstico de la urolitiasis xantina en perros

    Las pruebas de diagnóstico de rutina incluyen un conteo sanguíneo completo (CBC), perfil bioquímico y análisis de orina. Aunque los resultados de estas pruebas a menudo son normales, se pueden identificar cambios consistentes con obstrucción del tracto urinario o enfermedad renal concurrente (aumento de las concentraciones de nitrógeno ureico en sangre y de creatinina sérica).

    Las pruebas adicionales incluyen:

  • La evaluación del sedimento de orina puede dar como resultado la identificación de cristales de xantina que son circulares y de color amarillo-marrón.
  • Los urolitos de xantina son radiolúcidos (no se pueden ver en las radiografías simples de abdomen). Por lo tanto, las radiografías simples (rayos X) del abdomen pueden no dar lugar al diagnóstico adecuado.
  • La ecografía abdominal, la pielografía intravenosa (un estudio de contraste radiográfico que evalúa los riñones y los uréteres) o un cistouretrograma de contraste (un estudio de contraste radiográfico que evalúa la vejiga y la uretra) pueden ayudar a identificar los cálculos de xantina y su ubicación dentro del tracto urinario.

    Tratamiento de la urolitiasis xantina en perros

    Las mascotas deshidratadas, las que sufren obstrucción del tracto urinario y las personas con insuficiencia renal necesitan cuidados intensivos de apoyo, incluida la terapia de fluidos.

  • La administración de alopurinol debe suspenderse.
  • Las dietas bajas en purinas pueden reducir la cantidad de xantina circulante.
  • La intervención quirúrgica puede ser necesaria dependiendo de la ubicación de los cálculos y la gravedad de los signos clínicos exhibidos por el paciente.
  • Cuidado y prevención en el hogar

    Administre según las indicaciones todos los medicamentos recetados por su veterinario. Alimente según las indicaciones de cualquier dieta especial recetada por su veterinario.

    Los cálculos de xantina pueden reaparecer. Observe cuidadosamente a su mascota para detectar la recurrencia de los síntomas clínicos y llame a su veterinario si se presentan dichos síntomas. Los perros que reciben alopurinol deben controlarse cuidadosamente. Cuando se forman urolitos en un dálmata que recibe alopurinol para el tratamiento de la urolitiasis de urato, no se debe suponer que los cálculos son de urato. La posibilidad de formación de cálculos de xantina debe considerarse en esta situación.