Enfermedades condiciones de perros

Panosteitis en Perros

Panosteitis en Perros

Descripción general de la panosteitis canina

La panosteitis es una inflamación que involucra varias capas de los huesos de perros jóvenes en crecimiento. Esta condición ocurre espontáneamente y finalmente se resuelve por sí sola. Otros nombres para panosteitis incluyen enostitis, panosteitis eosinofílica, osteomielitis juvenil y osteomielitis de perros pastores alemanes jóvenes.

Se desconoce la causa exacta de la panosteitis, pero la enfermedad tiende a ocurrir en perros de raza grande y gigante entre los cinco y los 12 meses de edad. La raza de pastor alemán es la más comúnmente afectada. Los machos son más comúnmente afectados que las hembras. En las mujeres, el problema puede estar asociado con la entrada en celo por primera vez.

La panosteitis puede causar cojera severa en más de una pierna. El grado de dolor puede ser tal que el perro desarrolle fiebre, deje de comer y comience a perder peso.

De qué mirar

Los síntomas de panosteitis en perros pueden incluir:

  • Cojera de piernas cambiante
  • Fiebre
  • Pérdida de apetito
  • Diagnóstico de panosteitis en perros

    Se necesitan pruebas de diagnóstico para reconocer la panosteitis y excluir otras enfermedades que causan síntomas similares. Además de obtener un historial médico y realizar un examen físico exhaustivo, las pruebas o los procedimientos que su veterinario desee realizar incluyen:

  • Examen ortopédico Su veterinario generalmente observará a su perro caminar para evaluar la cojera. Cada miembro individual se examina generalmente. Las patas delanteras generalmente se ven afectadas primero. El dolor se puede encontrar en la palpación profunda (aplicando presión) sobre las áreas del hueso inflamado.
  • Radiografías Las radiografías (rayos X) pueden ser útiles para hacer el diagnóstico, pero los cambios en el hueso pueden ser muy sutiles y difíciles de visualizar en las radiografías.

    Tratamiento de panosteitis en perros

    Si la panosteitis se diagnostica o se sospecha mucho, el tratamiento consistirá en reposo y analgésicos antiinflamatorios como la aspirina.

  • Cuidado y prevención en el hogar

    El cuidado en el hogar está dirigido principalmente a limitar el movimiento de su perro. Mantenga a su perro tranquilo y descansado en un área pequeña de su hogar o en una jaula.

    Se puede recomendar un ciclo corto (siete a 10 días) de aspirina u otro antiinflamatorio como Rimadyl® o Etogesic®. No administre ningún medicamento que no haya sido recetado por su veterinario.

    No hay forma de evitar que ocurra este problema. Sin embargo, debe sentirse tranquilo por el hecho de que esta enfermedad generalmente tiene un curso corto y casi siempre desaparece sin un tratamiento específico. Tiene un excelente pronóstico.

    Esté preparado para la posibilidad de que los signos clínicos de dolor y cojera puedan aumentar y disminuir, ir y venir, y desplazarse a diferentes piernas antes de que desaparezca por completo. Por lo general, se resolverá cuando su mascota alcance la madurez. La apreciación de la naturaleza "cambiante" de esta enfermedad minimizará su frustración cuando vuelva a ocurrir en otra pierna.

    Información detallada sobre la panosteitis en perros

    La cojera en perros jóvenes en crecimiento puede ser causada por una serie de enfermedades. Algunas de las causas más comunes de cojera en este grupo de edad son:

  • Osteodistrofia hipertrófica (HOD) HOD causa inflamación e hinchazón en la región de crecimiento de los huesos jóvenes. Esto difiere de la panosteitis, donde el dolor y la inflamación tienden a ocurrir en la sección media del hueso.
  • Osteocondrosis y osteocondritis disecante. Las anomalías del cartílago del desarrollo en las articulaciones de los perros en crecimiento, como la osteocondrosis (OC) y la osteocondritis disecante (OCD) pueden producir una cojera similar. Pero con estas condiciones, el problema existe en las articulaciones, y el dolor se produce cuando se manipula la articulación, en lugar de cuando se ejerce presión sobre el hueso como en la panosteitis.
  • Quistes óseos Los quistes óseos pueden ocurrir en perros jóvenes que tienen antecedentes de cojera. Los perros afectados exhiben dolor cuando se palpa el hueso enfermo (técnica de examinar órganos y partes del cuerpo al tocarlos y sentirlos). Este es un trastorno poco común.
  • Displasia de cadera Cuando las patas traseras están afectadas, los propietarios pueden confundir la cojera con la displasia de cadera.
  • La atención veterinaria debe incluir pruebas de diagnóstico y recomendaciones de tratamiento posteriores.

    Información detallada sobre el diagnóstico de panosteitis en perros

    Se necesitan pruebas de diagnóstico para reconocer la panosteitis y excluir otras enfermedades que pueden causar síntomas similares. Muchas veces el diagnóstico es presuntivo y la respuesta al tratamiento es la única forma en que la presencia de la enfermedad está realmente "confirmada". Las pruebas o procedimientos que su veterinario puede desear realizar en su perro incluyen:

  • Examen ortopédico Después de tomar una historia detallada sobre el problema de la cojera, su veterinario generalmente le pedirá ver a su perro caminar y trotar antes de comenzar una palpación completa de las extremidades afectadas. La panosteitis generalmente produce dolor en la palpación profunda del hueso (generalmente la porción media de un hueso largo). Las extremidades anteriores están más comúnmente involucradas que las extremidades posteriores. La observación del dolor en la palpación profunda del hueso hará que su veterinario considere que esta enfermedad es más probable que la osteocondrosis (OC) o la osteocondritis disecante (TOC) (ambas producen dolor en las articulaciones) o la osteodistrofia hipertrófica (HOD) (que generalmente produce dolor). en los extremos de crecimiento del hueso).
  • Radiografías (rayos X) Por lo general, se toman radiografías del área afectada para ayudar a confirmar el diagnóstico de panosteitis y excluir otros problemas, como un quiste óseo. Los cambios radiográficos con panosteitis son a menudo extremadamente sutiles o incluso ausentes. No es raro que las radiografías muestren los cambios "clásicos" de siete a diez días después de que el problema comienza por primera vez, momento en el cual su mascota puede estar adolorida en un hueso diferente o cojo en una extremidad completamente diferente.
  • Repetir radiografías Es posible que su veterinario desee tomar radiografías del área afectada de siete a diez días después del examen inicial para confirmar el diagnóstico. La evidencia radiográfica de panosteitis puede estar presente en este momento, incluso si las radiografías iniciales parecían normales.
  • Escaneo nuclear o gammagrafía nuclear Estas pruebas se pueden realizar, pero rara vez se requieren para diagnosticar panosteitis.
  • Análisis sanguíneo No hay anormalidades consistentes en el análisis de sangre en los perros afectados.
  • Información detallada sobre el tratamiento de la panosteitis en perros

    El tratamiento para la panosteitis en perros puede incluir lo siguiente:

  • El descanso, la atención de apoyo y los analgésicos suelen ser la base del tratamiento de la panosteitis. El medicamento más comúnmente recomendado es la aspirina, preferiblemente tamponada o Maaloxrecubierto (ascriptina). Estos medicamentos ayudan a disminuir el dolor de la inflamación ósea y se pueden administrar con alimentos.
  • Advertencia Debe tener en cuenta los posibles efectos secundarios de la aspirina, particularmente el malestar gastrointestinal asociado con vómitos, diarrea, heces con sangre u oscuras, inapetencia (evitando la comida) o simplemente no sentirse bien. Consulte a su veterinario y suspenda el medicamento de inmediato si se presenta alguno de estos signos.
  • Su veterinario puede recomendarle otros medicamentos antiinflamatorios, como Rimadyl® o Etogesic®. No le dé un analgésico sin consultar primero a su veterinario.
  • Los esteroides probablemente deberían evitarse en perros jóvenes.
  • Cuidados de seguimiento para perros con panosteitis

    Después del diagnóstico, es importante mantener a su perro tranquilo y descansado durante varias semanas. No permita que su perro suba o baje escaleras ni se suba o salte de muebles. Para forzar el descanso, algunos perros se benefician del uso de una jaula.

    Permita que su perro salga solo para ir al baño (con una correa) y luego llévelo a la casa.