Enfermedades condiciones de gatos

Hidrocefalia en gatos

Hidrocefalia en gatos

Descripción general de la hidrocefalia felina

La hidrocefalia es una enfermedad neurológica en la que hay una acumulación excesiva de líquido cefalorraquídeo (LCR) dentro del sistema ventricular del cerebro. Tanto los hombres como las mujeres se ven igualmente afectados.

La hidrocefalia se puede ver en animales jóvenes (menores de 18 meses) o en animales mayores (mayores de seis años).

El LCR se forma normalmente en el cerebro. Se baña, protege y circula a través de partes del cerebro y las cubiertas y luego se absorbe en el sistema circulatorio. En animales jóvenes, el LCR puede acumularse en el cerebro haciendo que la fontanela (el punto blando que normalmente se cierra después del nacimiento) se abulte. Los huesos del cráneo son blandos y pueden agrandarse debido al aumento del volumen y la presión que conducen a un cráneo en forma de cúpula. La posición del ojo dentro de la cuenca del ojo puede estar anormalmente desviada donde la esclerótica (porción blanca del ojo) es visible en ambos ojos hacia la nariz.

Las causas de hidrocefalia en animales jóvenes incluyen defectos congénitos, infecciones intrauterinas o perinatales, trauma perinatal y tumor del sistema nervioso central. La causa más común de hidrocefalia en animales jóvenes es el defecto congénito. Las razas de juguetes tienen la mayor incidencia.

Cuando los animales mayores se ven afectados por la hidrocefalia, los signos externos no son tan evidentes ya que los huesos del cráneo ya están fusionados.

Los síntomas de la hidrocefalia varían según la causa, la edad de presentación, el compromiso del tejido cerebral y el grado de daño tisular.

De qué mirar

  • Estado mental alterado
  • Llorando
  • Hiperexcitabilidad
  • Aburrimiento extremo
  • Coma
  • Convulsiones
  • Discapacidad visual o auditiva
  • Caminata espástica o torpe
  • Dando vueltas
  • Cabeza presionando
  • Inclinación de cabeza
  • Movimientos oculares anormales
  • Diagnóstico de hidrocefalia en gatos

    Se necesitan pruebas de diagnóstico para identificar la hidrocefalia y diferenciarla de otras enfermedades que pueden causar signos similares.

    Además de obtener un historial médico completo y realizar un examen físico general exhaustivo, es probable que su veterinario realice o recomiende las siguientes pruebas:

  • Valoración neurológica
  • Laboratorio de evaluación de la función renal y hepática.
  • Radiografías del cráneo
  • Tomografía computarizada o resonancia magnética.
  • Ultrasonido del cerebro si hay una fontanela abierta presente
  • Golpe espinal (raramente realizado)
  • Electroencefalograma (EEG)
  • Tratamiento de hidrocefalia en gatos

    El objetivo del tratamiento es minimizar o prevenir el daño cerebral al mejorar el flujo de LCR. El tratamiento depende de la gravedad de los signos clínicos y puede incluir uno o más de los siguientes:

  • Tratamiento médico que consiste en medicamentos que disminuyen la producción de LCR o aumentan la absorción de LCR.
  • Tratamiento quirúrgico de la hidrocefalia que incluye la eliminación directa de la obstrucción o derivación del LCR a un área fuera del cerebro
  • Prevención de traumas como caídas o cambios rápidos de presión.
  • Exámenes de seguimiento a lo largo de la vida del animal para evaluar cualquier daño cerebral progresivo y ajustar los tratamientos.
  • Pronóstico para hidrocefalia en gatos

    La hidrocefalia severa no tratada tiene un mal pronóstico y generalmente resulta en la muerte. Aunque la eficacia de la terapia no se puede evaluar sin intentar el tratamiento, la gravedad de los signos clínicos se correlaciona con el éxito del tratamiento. Los animales con síntomas difíciles de manejar son malos candidatos para tratamiento médico o quirúrgico.

    Algunos animales con hidrocefalia congénita tienen una respuesta inmediata al tratamiento médico o quirúrgico y pueden ser estables durante un largo período de tiempo.

    Información detallada sobre la hidrocefalia en gatos

    La hidrocefalia es una enfermedad neurológica en la que hay una acumulación excesiva de líquido cefalorraquídeo (LCR) dentro del sistema ventricular del cerebro. El líquido en el cerebro (LCR) normalmente se forma en el cerebro. Se baña, protege y circula a través del sistema ventricular dentro del cerebro y las cubiertas y luego se absorbe en el sistema circulatorio.

    La producción de LCR tiene un componente activo y pasivo; La absorción es solo un proceso pasivo. Cuando se bloquea la absorción de CSF o se produce un exceso de líquido, el volumen de CSF aumenta. El aumento del volumen del LCR ejerce presión sobre el cerebro, forzándolo contra el cráneo, dañando o destruyendo los tejidos.

    Los síntomas del exceso de volumen de LCR varían según la causa, la edad de presentación, el compromiso del tejido cerebral y el grado de daño tisular. En animales jóvenes, el LCR puede acumularse en el cerebro y causar que la fontanela (punto blando) se abulte. Los huesos del cráneo son blandos y pueden agrandarse debido al aumento del volumen y la presión que conducen a un cráneo en forma de cúpula. La posición del ojo dentro de la cuenca del ojo puede estar anormalmente desviada donde la porción blanca del ojo (esclerótica) es visible en ambos ojos hacia la nariz.

    Causas de la hidrocefalia en los gatos

  • Meningitis bacterial
  • Migración parasitaria aberrante
  • Virus de panleucopenia
  • Peritonitis infecciosa felina
  • Encefalitis fúngica
  • Ependimoma
  • Papiloma del plexo coroideo
  • Meningioma
  • Faringioma
  • Quistes epidermoides y dermoides

    La causa más común de hidrocefalia en animales jóvenes es el defecto congénito. Las razas de juguetes tienen la mayor incidencia. Algunas razas comúnmente afectadas incluyen:

  • Gatos siameses
  • Gatos persas
  • Gatos Manx
  • La atención veterinaria debe incluir pruebas de diagnóstico y recomendaciones de tratamiento posteriores.

    Diagnóstico en profundidad

    Se necesitan pruebas de diagnóstico para identificar la hidrocefalia y diferenciarla de otras enfermedades que pueden causar signos similares. Además de obtener un historial médico completo y realizar un examen físico general exhaustivo, es probable que su veterinario realice o recomiende las siguientes pruebas:

    Valoración neurológica. Debido al exceso de líquido cefalorraquídeo que puede estar presionando el cerebro, su veterinario realizará un examen neurológico completo para evaluar el estado mental de su mascota, el nivel de conciencia, el examen del nervio craneal, la evaluación de la marcha, las reacciones posturales, los reflejos del nervio espinal y el examen sensorial.

    Trabajo de laboratorio para evaluar la salud general de su mascota y la presencia de una enfermedad subyacente que puede estar causando la hidrocefalia. Las pruebas recomendadas pueden incluir:

  • Un conteo sanguíneo completo (CBC o hemograma)
  • Pruebas de bioquímica en suero para evaluar la glucosa en sangre, electrolitos y proteínas.
  • Análisis de orina
  • Análisis fecal
  • Radiografías de cráneo para evaluar el cráneo de su mascota en busca de signos compatibles con hidrocefalia
  • Ultrasonido, un método no invasivo que permite la observación del cerebro y el sistema ventricular si hay una fontanela abierta
  • Tomografía computarizada o resonancia magnética, métodos no invasivos que le dan a su veterinario la capacidad de observar el cerebro de su mascota y el grado de hidrocefalia. En ocasiones, las imágenes pueden determinar causas específicas de hidrocefalia en el caso de tumores y obstrucciones de líquidos. Su mascota necesitaría ser anestesiada para estos procedimientos.
  • Una punción lumbar para obtener LCR para su examen. (rara vez se realiza). Esta prueba también requiere anestesia.
  • Un electroencefalograma (EEG) es un registro eléctrico de la actividad del cerebro. Esta prueba requiere un equipo especializado y capacitación que puede estar disponible solo en algunas prácticas especializadas.
  • Tratamiento en profundidad

    El objetivo del tratamiento es minimizar o prevenir el daño cerebral al mejorar el flujo de LCR. El tratamiento depende de la gravedad de los signos clínicos y puede incluir uno o más de los siguientes:

  • Tratamiento médico que consiste en medicamentos que disminuyen la producción de LCR o aumentan la absorción de LCR.
  • El tratamiento quirúrgico de la hidrocefalia incluye la extracción directa de la obstrucción o derivación del LCR a un área fuera del cerebro. La extirpación quirúrgica de la obstrucción puede estar indicada con tumores o malformaciones.
  • Cirugía de derivación, que es la colocación quirúrgica de un tubo en los ventrículos dilatados. Este tubo se tuneliza debajo de la piel hacia un área fuera del cerebro, como la aurícula derecha del corazón o la cavidad abdominal.
  • Prevención de traumas como caídas o cambios rápidos de presión.
  • Terapia con antibióticos para tratar los signos de infección cuando se realiza una cirugía.
  • Remoción o revisión de derivaciones
  • Exámenes de seguimiento a lo largo de la vida del animal para evaluar cualquier daño cerebral progresivo y ajustar los tratamientos.
  • Pronóstico y Cuidados en el hogar

    La hidrocefalia no tratada tiene un pronóstico desfavorable y generalmente provoca la muerte. Aunque la eficacia de la terapia no puede evaluarse sin intentar el tratamiento, la gravedad de los signos clínicos se correlaciona con el éxito del tratamiento. Los animales con síntomas intratables son malos candidatos para tratamiento médico o quirúrgico.

    Algunos animales con hidrocefalia congénita tienen una respuesta inmediata al tratamiento médico o quirúrgico y pueden ser estables durante un largo período de tiempo.

    Llame a su veterinario de inmediato si su mascota muestra síntomas de hidrocefalia. Comuníquese con una clínica de emergencia o con su veterinario si se presentan síntomas de emergencia que incluyen letargo, fiebre, aumento de la somnolencia, rigidez / dolor en el cuello, convulsiones o deterioro del nivel de conciencia.

    Proteja la cabeza de su mascota de lesiones manipulándola con cuidado y evitando caídas. El tratamiento inmediato de las infecciones asociadas con hidrocefalia puede reducir el riesgo de desarrollar el trastorno.

    Ver el vídeo: Nadie quiere a este adorable gatito y la razón seguramente romperá tu corazón. . (Mayo 2020).